domingo, 23 de octubre de 2011

3. TEORÍA CREACIONISTA DEL ORIGEN DEL HOMBRE



Adán y Eva

Se denomina creacionismo al conjunto de creencias  inspiradas en doctrinas religiosas, según las cuales la Tierra y cada ser vivo que existe actualmente proviene de un acto de creación por uno o varios seres divinos, cuyo acto de creación fue llevado a cabo de acuerdo con un propósito divino.


 
Por extensión a esa definición, el adjetivo «creacionista» se ha aplicado a cualquier opinión o doctrina filosófica o religiosa que defienda una explicación del origen del mundo basada en uno o más actos de creación por un dios personal, como lo hacen, por ejemplo, la religión Católica.. Por ello, igualmente se denomina creacionismo a los movimientos pseudocientíficos y religiosos que militan en contra del hecho evolutivo.


Creación del cielo (Miguel Ángel)

El creacionismo se destaca principalmente por los «movimientos antievolucionistas», tales como el diseño inteligente, cuyos partidarios buscan obstaculizar o impedir la enseñanza de la evolución biológica en las escuelas y universidades. Según estos movimientos creacionistas, los contenidos educativos sobre biología evolutiva han de sustituirse, o al menos contrarrestarse, con sus creencias y mitos religiosos o con la creación de los seres vivos por parte de un ser inteligente. En contraste con esta posición, la comunidad científica sostiene la conveniencia de diferenciar entre lo natural y lo sobrenatural, de forma que no se obstaculice el desarrollo de aquellos elementos que hacen al bienestar de los seres humanos.
Las teorías de carácter creacionista han estado y permanecen presentes en muy distintos sistemas de creencias, tanto monoteístas como politeistas o animistas.


COMENTARIO:
 Tanto la teoría creacionista, como las teorías científicas intentan dar respuesta a la pregunta que la humanidad nos hemos hecho desde siempre: de dónde venimos y cuál es el propósito de tener una vida.

En mi opinión en lugar de ser opiniones encontradas, debiesen trabajarse en conjunto, para tratar de encontrar una respuesta, que de otro modo tal vez nunca tendrá más respuesta que la que tu mismo quiera darle. Antes se consideraba a la naturaleza como obra directa de Dios, hoy la consideramos como el resultado de leyes que Dios a puesto en la misma naturaleza para regir la evolución.

1 comentario: